Contenido

¿Cómo vigilar mi estado de salud?

Su salud general y el progreso de la infección por VIH se ven reflejadas en la salud de su sistema inmunológico.

El VIH altera la función inmunológica al infectar ciertos glóbulos blancos (llamados células CD4), que normalmente mantienen al sistema inmunológico en funcionamiento. El virus usa las células CD4 como una herramienta para replicarse o hacer copias de si mismo: el VIH entra en la célula CD4, le da «instrucciones» para que haga más copias de VIH en lugar de ayudar al sistema inmunológico y finalmente destruye a la célula CD4. Cuando desaparecen las células CD4, el sistema inmunológico está debilitado.

Incluso para una persona con VIH en etapa asintomática, es muy importante controlar el sistema inmunológico para tomar buenas decisiones sobre el tratamiento. Se usan dos análisis para controlar la salud inmunológica:

  • Recuento de CD4: una prueba de control inmunológico (también llamada recuento de T4 o célula T ayudante) que mide el número de células CD4 en una muestra de sangre. Generalmente se expresa en número de células CD4 por milímetro cúbico (mm3). El recuento de CD4 indica cuánto daño ha causado el VIH en el sistema inmunológico: un recuento más alto significa menos daño. Un solo recuento de CD4 no nos dice cómo está la salud en general. Los cambios con el transcurso del tiempo nos dan un mejor panorama de la salud inmunológica al informarnos si el recuento de CD4 se mantiene estable o disminuye. Sólo se puede determinar la tendencia después de hacer tres pruebas, separadas entre sí por tres a seis meses. Para tener un panorama certero de la salud inmunológica y del progreso de la enfermedad, es esencial controlar la carga viral.
  • Carga viral del VIH: un análisis que mide la cantidad de material genético del VIH (ARN o ADN) en la sangre. Generalmente se expresa como número de copias por mililitro (mL). Existen dos tipos de análisis de carga viral disponibles, que miden la carga viral de manera diferente. Uno se llama prueba de cadena ramificada de ADN (bDNA), que mide la carga viral al causar que el ARN de la muestra emita luz; cuanta más luz emite más cantidad de virus existe en la sangre del paciente. El otro, reacción en cadenas de polimerasa de la transcriptasa reversa o RT-PCR (generalmente conocido como PCR), multiplica químicamente la cantidad de ARN viral en una muestra de sangre, lo que facilita el cálculo de la cantidad de virus en el cuerpo. Una sola prueba de carga viral no significa nada, debe ser evaluada junto con otros análisis, como el recuento de CD4 o comparado con cargas virales anteriores para que sirvan de indicador sobre el progreso de la enfermedad y la salud inmunológica.

Otra herramienta importante en el diagnóstico es el análisis de resistencia, que permite determinar si el virus de una persona con VIH es resistente a ciertos medicamentos anti-VIH, que convierte a esos medicamentos en ineficaces para dicha persona. Con esta información, el individuo y su médico pueden evitar dichos medicamentos al construir un régimen de tratamiento. Existen dos pruebas de resistencia diferentes:

  • Prueba genotípica: una prueba de resistencia en la que se obtiene una muestra del virus de una persona VIH positiva y se analiza su estructura genética para determinar si tiene mutaciones que lo hacen resistente a alguna droga específica.
  • Prueba fenotípica: un análisis de resistencia que se realiza en copias genéticas del virus extraído de una persona VIH positiva. Dependiendo de cómo reaccione el virus ante los medicamentos anti-VIH, indica si el virus es resistente a esos medicamentos.

Otros análisis y herramientas de diagnóstico (como el recuento completo de células o CBC) ayudan a los médicos a tener más información sobre la respuesta del sistema inmunológico, con respecto al progreso de la enfermedad o al tratamiento.

Las personas con seguro médico generalmente obtienen estos análisis a través de sus doctores, clínicas u hospitales. A menudo, ciertos programas en clínicas de la comunidad o departamentos de salud ofrecen algunos o todos estos análisis de forma gratuita o a un costo reducido, a personas sin seguro médico.