Contenido

Tratamiento

Terapia antirretroviral

El objetivo del tratamiento antirretroviral es prevenir la replicación del VIH (impedir que haga más copias de si mismo). Los antirretrovirales disponibles en la actualidad pertenecen a cuatro clases diferentes: Inhibidores nucleósidos de la transcriptasa reversa (INTR), inhibidores no-nucleósidos de la transcriptasa reversa (INNTR), inhibidores de la proteasa (IP) y los inhibidores de la entrada.

Cada clase de antirretroviral combate el VIH de una manera particular. Los INTR (como AZT y tenofovir) y los INNTR (como Sustiva y nevirapine) interfieren, de diferentes maneras, en la producción de la transcriptasa reversa, una proteína que el virus necesita para multiplicarse. Los IP (como Kaletra y saquinavir) interfieren con el uso de la enzima proteasa, otro componente esencial para su replicación. Finalmente, el inhibidor de la entrada Fuzeon previene que el VIH entre en las células y comience a hacer copias de sí mismo.

La terapia antirretroviral sumamente activa (TARSA o en inglés HAART) combina tres o más medicamentos de esas cuatro clases (por ej.: dos INTR más un IP). Ésto es muy importante, ya que el virus de una persona VIH positiva puede cambiar después de haber estado expuesto a medicamentos antirretrovirales y volverse resistente a ciertos medicamentos, lo que los hace menos eficaces para dicha persona en particular. Un régimen de tratamiento que incluye medicamentos de más de una clase, tiene en sí mismo una red de seguridad: si el virus se vuelve resistente a un medicamento de una clase, los medicamentos de las otras clases pueden seguir combatiendo el VIH.

Además, algunos medicamentos están combinados con otros en una misma pastilla; por ejemplo Combivir, Trizivir, Epzicom y Truvada que incluyen dos o más INTR en una sola pastilla. Como consecuencia, algunos regímenes de tratamiento requieren que los pacientes tomen tan solo unas cuatro pastillas por día, lo que facilita la adherencia de las persona VIH positivas a su régimen de tratamiento.

TARSA es responsable de una mejoría importante de la salud y calidad de vida de muchas personas que viven con VIH/SIDA. Además, en la actualidad se están desarrollando nuevas clases y medicamentos para combatir al VIH, de manera que las personas con VIH resistente a medicamentos tengan más opciones de tratamiento.}