Contenido

Darle espacio a la comunicación en familia es obligante para orientar a los hijos

Familia

Muchos especialistas consideran que sigue siendo un dilema comprender en donde está la falla para que padres y madres orienten a sus hijos en materia de sexualidad, partiendo que es un hecho que hay una debilidad porque así lo indican las altas estadísticas de infecciones por transmisión sexual en la población joven y de embarazos en adolescentes.

Para la Organización StopVIH la educación sexual de padres y madres a hijos e hijas es una preocupación, ya que uno de sus principales objetivos se centra en la prevención, entendida esta como la formación en valores para disfrutar una vida sexualmente saludable, por lo que potenciando la primera se fortalecerá la segunda, así lo indicó el presidente de esta ONG, Jhonatan Rodríguez.

Con el fin de apoyar a StopVIH en la orientación de la población sobre temas de salud sexual, la licenciada Vicenta Delgado, sexóloga y presidenta de la Seccional en Nueva Esparta de la Cruz Roja, expone sobre el tema afirmando que lo más importante es lograr que la familia tenga un espacio para conversar, “un almuerzo, un desayuno, una tarde de recreación puede ser el momento para conversar libremente de temas diversos, entre ellos la sexualidad”. Hoy día hasta las familias más funcionales han dejado de comunicarse cediéndole el espacio a la televisión, al cansancio, al sueño o a las redes sociales.

“Me pareció que le prestaste mucha atención a aquella niña o, ¿es verdad que te gusta aquella muchacha?, pueden ser frases para iniciar una conversación ligera pero que ayude a introducir el tema, y que permita a padres y madres hacerle claras referencias a sus hijos e hijas acerca de lo que está por venir”, afirma Delgado. Si es un niño pequeño, al bañarlo, al hablarle de sus amiguitos, pudiera ser el momento para contarle la transformación que tanto niños y niñas tienen en la medida que pasa el tiempo.

Algo que destaca la especialista como fundamental, es que desde muy temprano niños y niñas conozcan por su nombre las partes del cuerpo humano, el funcionamiento de cada órgano y la función que tiene. La palabra pene, vulva, vagina, coito deben ser manejadas con normalidad, afirma.

“Al ponerle sobrenombre a los órganos genitales comenzamos a desvirtuar su importancia, y lo que es peor generalmente son diminutivos que minimizan su trascendencia”, asegura. Así como podemos hablarle que el consumo de licor en exceso podría dañar el hígado, o el fumar afecta los pulmones, pues una sexualidad no controlada y sin protección tendrá consecuencias negativas, y muy por el contrario será altamente positivo si se lleva con responsabilidad y control.

Para Delgado este conocimiento real y sano de lo que es la sexualidad en los seres humanos, puede ser una ayuda para que los jóvenes crezcan sin discriminar y sin ser discriminados, porque la primera diferencia que tenemos los humanos es la sexualidad y es también la primera diferencia que debemos aceptar.

Para mayor información, visite el portal en internet www.stopvih.org y siga la cuenta @StopVIH en la red social tuiter.

Prensa, StopVIH, CNP. 6.126.