Contenido

Es vital redoblar esfuerzos para bajar infecciones por el VIH

Foto: Cortesía de ONUSIDA web

Detener el avance que tiene la epidemia de VIH en América Latina es un resultado importante que considera el ONUSIDA, sin embargo señala que es necesario redoblar los esfuerzos porque el ritmo es menor al promedio mundial.

Ante tal señalamiento la Organización StopVIH pone su experiencia y plataforma de trabajo a disposición para seguir el consejo internacional, y aúpa a sus pares nacionales y regionales para que hagan lo mismo y a las instituciones gubernamentales a fijar estrategias que ayuden a establecer metas de apoyo a la acción de toda la Región, en pro de bajar los índices de nuevas infecciones del virus.

Jhonatan Rodríguez, presidente de StopVIH, dijo que el pronunciamiento de ONUSIDA no hace más que ratificar el insistente mensaje que las ONGs que trabajan en la materia vienen enviando al Gobierno Nacional, sobre la necesidad de resolver seriamente las fallas en la distribución de los tratamientos antirretrovirales, reactivos para pruebas de diagnóstico, monitoreo y control de la epidemia, condones, pues es un hecho que a mayor y fácil acceso mejores son los resultados.

Asimismo destaca que Venezuela tiene con que apoyar las acciones contra la discriminación, que también pide ONUSIDA, pues la Ley de promoción y protección del derecho a la igualdad de las personas con VIH y sus familiares aprobada en el mes de diciembre de 2014, ofrece pautas claras que de hacerse cumplir disminuiría considerablemente la exclusión de las personas con VIH.

Según el informe anual de ONUSIDA presentado por el Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, en América Latina las nuevas infecciones por VIH han descendido 13% entre 2000 y 2014, en cambio en el Caribe, ese porcentaje casi llega a 50%, por lo que esa región «ha logrado revertir la epidemia y están muy bien encaminados», afirmó

StopVIH consultó con el Coordinador Regional de ONUSIDA para América Latina, César Núñez, quien dijo que “los niveles de lo logrado en el mundo entre 2000 y 2014 son distintos en todos los países del mundo”. Los indicadores de Venezuela no necesariamente tienen que ser iguales a los que muestra el informe global.

Rodríguez asegura que estas realidades son más que suficientes para que las autoridades nacionales se aboquen a revisar las políticas de salud del país, y a nivel regional se rectifique en algunas decisiones como por ejemplo sacar de las escuelas el programa educativo y de orientación sexual y reproductivo a cargo de especialistas que durante más de 7 años ha llevado a cabo en Nueva Esparta.

Igualmente insta a revisar si se están invirtiendo los recursos contra el sida de la manera eficiente y en las comunidades que más lo necesitan, pues en efecto el presupuesto de la República Bolivariana de Venezuela 2015 contempla recursos específicos para el programa de VIH y sida, y no está claro lo que se cumple o incumple, pues de hecho no hay un impacto positivo que se pueda mostrar y se desconoce el destino de un lote de 16 millones de condones que adquirió el Ministerio de Salud.

Para conocer más detalles acerca de esta y otras informaciones, visite www.stopvih.org y siga la cuenta @StopVIH en la red social tuiter.

Prensa, StopVIH, CNP. 6.126.