Contenido

Escasez de antirretrovirales para terapia de rescate eleva alerta en personas con VIH

Desabastecimiento de medicinas

Las fallas en suministro de medicamentos para personas con el Virus de Inmunodeficiencia Humano (VIH) habían prácticamente obviado al estado Nueva Esparta, sin embargo desde la semana pasada la Organización StopVIH está recibiendo alerta de varios usuarios del Servicio Regional, incluso porque los médicos recomiendan contactar a la Organización para ver si por esta vía logran adquirir sus medicamentos.

Así lo advirtió, Jonathan Rodríguez, Presidente de la ONG, calificando como verdaderamente grave la situación, porque las organizaciones civiles y movimientos sociales dedicados al tema del VIH están haciendo el mismo reporte desde distintos puntos del país y aun las autoridades insisten en señalar una normalidad absoluta en el programa de entrega de antirretrovirales gratuitos.

Informó de la existencia en la isla de Margarita de un paciente con esquema de tratamiento de rescate (última opción cuando por inconstancia en la receta el organismo se hace resistente a ciertos antirretrovirales) a quien le fue notificado este miércoles la escasez del medicamento Intelence. “Ya no puedo suspender la medicina porque el virus se hará más resistente y mi cuerpo más vulnerable”, informó el usuario desesperado a StopVIH.

Intelence es un fármaco muy potente que se utiliza como terapia de rescate, y son muy pocos los usuarios de este antirretroviral en Venezuela. El medicamento no se consigue ni en donación de otras fundaciones como Acción Solidaria ni por la vía privada en fundaciones como BADAN, ni Artistas por la Vida que venden algunos fármcos. El único que puede proporcionarlo es el Ministerio de la Salud.

Además de esta situación, StopVIH corroboró que en la Isla no hay reactivos para realizar pruebas de subpoblación CD4/CD8 desde hace un mes, tampoco han entregado la medicina  Lamivudina y Duovir. Otro usuario denunció que desde hace dos meses no recibe Duovir en Nueva Esparta.

¿Cuál es la esperanza de vida frente a esta crisis que atenta contra la salud y la vida?, es la incertidumbre de las personas con VIH y de las organizaciones que pareciéramos caminar solos en esta adversidad, dice Rodríguez, y ratifica que la  falla con el Intelence debe llegar inmediatamente a oídos de las autoridades.

“La salud no es una dádiva, es una obligación Constitucional y el Estado tiene que garantizarla cueste lo que cueste. El gobierno dice estar moviendo todo para afrontar la escasez de comida, pero porque no actúa igual con las medicinas para el VIH”, insiste, recordando que 11 mil nuevas infecciones por VIH se reportan cada año, según el MPPS y 2166 muertes anuales por complicaciones asociadas al sida en Venezuela.

Para más detalles acerca de esta y otras informaciones, visite el portal en internet www.stopvih.org y siga la cuenta @StopVIH en la red social tuiter.

Prensa, StopVIH, CNP. 6.126.