Contenido

“La sana alimentación me ha ayudado desde que vivo con el VIH en mi cuerpo”

Alimentación

Ir superando edades con decoro permite seguir disfrutando la vida en todo su esplendor, y para que los años dorados tengan buena recompensa lo mejor es seguir hábitos sanos desde la juventud.

Conscientes que la naturaleza del organismo es cambiar en la medida del tiempo, todos los seres humanos van registrando un deterioro, pero en todos los casos la buena y sana alimentación ayuda a mantener a tono las funciones naturales.

En el caso de las personas que han contraído el Virus de Inmunodeficiencia Humano (VIH) crece la importancia de llevar una alimentación basada en alimentos frescos, cocinados sin grasas y condimentos químicos, de lo cual dan testimonio quienes viven con esta condición. “La alimentación me ha ayudado muchísimo desde que vivo con el virus, no como cubitos, ni sopas de sobre, frituras o comidas en la calle”, afirma una fuente que mantenemos en reserva por su derecho a la confidencialidad.

Afirma que en Venezuela no es fácil sobrellevar la enfermedad porque no hay programas de ayuda o apoyo emocional más allá de lo que establece el Ministerio de Salud que es la entrega de medicinas gratuitas, y de lo cual no me quejo porque siempre me las han dado, asegura, pero a nivel de trabajo reconoce que la situación es difícil, aun en su condición de licenciado en idiomas. “En Venezuela no se emplea a los adultos mayores, prefieren a los jóvenes porque los deslumbra cualquier sueldo. Yo vendo en la calle pero ni me acerco al salario mínimo, se me está haciendo difícil comprar pollo que es lo que más debo comer pero lo sustituyo con vegetales, y en mi casa yo mismo me hago mi comida para evitar que le pongan mucha sal u otros condimentos que me hagan daño, comiendo así ya tengo varios años con la presencia del virus en valores indetectable, afirma.

Los especialistas afirman que los nutrientes de los alimentos y los suplementos nutricionales, tienen un gran impacto en aquellas personas que viven con el VIH, ya que estos son la base para construir la estructura física del cuerpo, sus células, tejidos y órganos, incluyendo la respuesta inmunológica y otros aspectos de su funcionamiento diario.

Jhonatan Rodríguez, presidente de la Organización StopVIH, agradeció el testimonio de este usuario pues motiva a quienes viven con VIH a comprender que la vida no acaba con el diagnóstico de la infección, y que buena parte de su avance depende de la actitud y acciones que se tomen. Lamenta que efectivamente no existan programas de ayuda social, sicológica y económica para estas personas, sino que solo se atienda el aspecto médico a través del programa de antirretrovirales, pero de allí la importancia del trabajo que hacen tantas ONGs en el país que de alguna manera suplen estas necesidades y por eso su insistencia de ser integrados a la gestión pública como vía para mejorar el apoyo a las personas más necesitadas.

Para conocer más detalles acerca de esta y otras informaciones, visite www.stopvih.org y sigue la cuenta @StopVIH en tuiter.

Prensa, StopVIH, CNP. 6.126.