Contenido

Niños y niñas con VIH tienen altas probabilidades de ser marginados

Familia

Generalmente cuando se habla acerca del VIH y SIDA se hace asociación a personas adultas y pocas veces, tanto por el temor a aceptar que existen o por desconocimiento, se hace referencia a las niñas y niños que viven con el VIH porque han contraído el virus en el vientre materno, porque sufrieron una violación sexual o inclusive porque son hijos de padres y madres con VIH.

Este silencio es lo que hace que las niñas y niños que viven con esta condición de salud tengan altas probabilidades de ser marginados, desatendidos y discriminados tanto por la sociedad, como por el Estado y hasta por la familia.

En su interés de prevenir y proteger a la población en todos los temas inherentes a la transmisión del Virus de Inmunodeficiencia Humano, la Organización StopVIH da cuenta que en efecto los niños y niñas pueden verse golpeados con fuerza por los efectos del SIDA cuando los progenitores caen enfermos, no están en condiciones de trabajar o no están allí para proteger a sus niños. Asimismo, vivir con el VIH trae consecuencias directamente como la deserción escolar, discriminación y estigmatización, vulnerabilidad a la violencia física y sexual, obligación de recurrir a diversas formas de trabajo, etc.

En países donde el VIH  muestra niveles alarmantes las organizaciones internacionales y entes gubernamentales han creado programas de apoyo que de alguna manera asisten a la población infantil vulnerable, sin embargo en otras naciones aunque igualmente hay niños y jóvenes en problemas la protección social es muy limitada y prácticamente solo el entorno familiar de quien vive con la condición de salud, es quien sale adelante con la situación.

Jonathan Rodríguez, presidente de StopVIH, recuerda que de acuerdo a cifras del Ministerio del Poder Popular para la Salud, en Venezuela nacen al menos 600 niños y niñas con VIH cada año; y, en los últimos 15 años la mortalidad por complicaciones asociadas al sida se ha incrementado en más del 90%, lo que sigue ubicando a la epidemia dentro de las principales 25 causas de muertes en el país, por lo que asegura que esta realidad es la que debe llevar a ampliar el campo de análisis del Estado para accionar efectivamente frente a la epidemia del VIH.

Protección social, mantener la continuidad en la educación, prevenir la marginalización por estigma social y discriminación, y reforzar a las familias frente a la pobreza y la enfermedad, son algunos aspectos que deben ser considerados por los programas para ayudar a quienes viven con VIH y más aún para lograr disminuir el número de nuevas infecciones por el VIH.

Para mayor información acerca de esta y otras informaciones, visite el portal en internet www.stopvih.org y siga la cuenta @StopVIH en tuiter.

Prensa, Organización StopVIH, CNP: 6.126.