Contenido

Se debe garantizar manejo integral de binomio madre-hijo en situación de VIH

Recién nacido

Investigaciones referidas al Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) aseguran que los niños, que han contraído este retrovirus tienen tendencia a tener cargas virales más elevadas que los adultos, y pueden algunas veces alcanzar millones de copias de ARN viral en tan solo un mililitro de sangre. Esta realidad lleva a los especialistas a insistir en la prevención de las mujeres en situación de riesgo, pues también hay protocolos médicos muy bien establecidos para evitar la trasmisión vertical y horizontal.

La doctora Aracelys Valera, infectóloga pediatra que se desempeña en el Hospital “Angel Larrarde” (HUAL) en Valencia Estado Carabobo, afirma que en efecto tanto las medidas de prevención de VIH como de control para las mujeres embarazadas deben ser consideradas con absoluta responsabilidad para evitar traer al mundo niños con VIH.

Valera afirma que en la Unidad de Infectología del HUAL, la transmisión vertical  del VIH ha disminuido gracias al manejo integral del Binomio madre infectada y recién nacido expuesto al virus, mediante la implementación de protocolo ACTG 076 y  al seguimiento de estos niños principalmente durante los dos primeros años de vida, pero que no debe dejar de llamar la atención la existencia en el país de niños que contraen el VIH en menor proporción por abuso sexual o trasfusión de hemoderivados.

Una preocupación actual, es que tanto las instituciones gubernamentales presentan fallas con la distribución de los kits de bioseguridad, tratamiento antirretroviral a base de zidovudina en presentación de ampollas para ser administrado a las madres con VIH antes y durante la cesárea y en suspensión para indicar al recién nacido durante seis semanas después del nacimiento, el cual tiene que ser suministrado gratuitamente por el Estado venezolano, además de la alimentación con leche en polvo durante el primer año de vida, ya que el virus pasa por la leche materna con un probabilidad de transmisión por esta vía entre un 8-15%.

Lo importante a advertir, es que el VIH, aún en los estadios más tempranos de la infección, puede afectar severamente el desarrollo infantil, tanto en su crecimiento físico, la evolución mental, o el bienestar emocional, sin contar inclusive que muchos niños quedan huérfanos precisamente por el fallecimiento de sus padres a consecuencia del Sida.

En los niños el VIH daña rápidamente el sistema inmunológico que controla el común de las infecciones, como son las infecciones bacterianas, las virales y micóticas. El VIH, impide que el sistema inmunológico produzca células con memoria, las cuales son utilizadas en la adultez para evitar infecciones que pueden hasta comprometer la vida.

Además, concluye Valera, el riesgo de estos niños es mayor porque generalmente provienen de madres en condiciones particulares de vulnerabilidad, que han contraído el VIH, y eso afecta mayormente su sistema inmunológico.

Para conocer más detalles acerca de esta y otras informaciones, visite el portal en internet www.stopvih.org y siga la cuenta @StopVIH en la red social tuiter.

Prensa, StopVIH, CNP. 6.126.