Contenido

Tuberculosis y VIH: fuertes separadas, mortíferas unidas

Una de las principales vulnerabilidades de las personas con VIH es el contagio con la tuberculosis, primero porque su transmisión es muy fácil y segundo por la debilidad del sistema inmunológico de estos.

El doctor Miguel Morales, médico infectólogo, afirma que el VIH y la tuberculosis son como “primas-hermanas”, es decir muy usualmente una puede llevar a la otra, por eso se conocen como “coepidemia” o “epidemia dual” y de allí que sea importantísimo educar a la comunidad al respecto, pues existen buenos controles para frenar sus consecuencias.

La tuberculosis es una infección bacteriana contagiosa que compromete los pulmones y que puede propagarse a otros órganos, pero además es una causa importante de muerte entre las personas que viven con VIH.

Morales dice que la relación de ambas enfermedades es precisamente lo que ha llevado a establecer protocolos y pautas nacionales para las personas con VIH que incluye la realización de las pruebas de descarte de tuberculosis. Es fundamental realizar placas de torax, las pruebas para determinar si el usuario pudo estar expuesto o es candidato a tener una tuberculosis activa, y por supuesto mantener en un nivel óptimo en el conteo de valores de CD4 con el inicio de tratamiento anti TBC y antirretroviral, porque es lo que ayudaría a evitar complicaciones y la muerte de la persona coinfectada.

Asegura que los antirretrovirales han ayudado considerablemente con el VIH y en su relación con la tuberculosis, precisamente porque cumplen la función de reforzar el sistema inmune. Asimismo, recomienda a las personas con VIH a que jamás desmayen en la intención de cumplir con el tratamiento, ser adherentes es la clave para mantenerse saludable.

“Es fundamental que la persona cumpla con el tratamiento de acuerdo a la patología, la falta de apego es una de las razones por las cuales puede alejarse una mejoría, las personas empiezan bien pero cuando se sienten mejor abandonan la terapia, y si el bacilo de la tuberculosis no está eliminado, puede cobrar fuerza nuevamente y traer mayores complicaciones”, explicó.

Comprende que no es fácil seguir tratamientos tan largos y de tanta ingesta de pastillas, pero es la única forma de tratar y controlar la enfermedad, de allí que aplaude el trabajo que paralelo al Gobierno llevan adelante otras instituciones públicas y privadas, así como organismos internacionales y ONG, porque efectivamente cuando se trata de salud las actividades no pueden ser en solitario es necesario complementarse para que los mensajes de ayuda y prevención se propaguen con más rapidez que las propias enfermedades.

La Organización StopVIH asume así el correspondiente llamado y mantiene su misión de ayudar a la comunidad vulnerable, precisamente para cooperar en conjunto con la labor individual que realizan los especialistas y potenciar la educación de la población.

Para conocer más detalles acerca de esta y otras informaciones, visite www.stopvih.org y sigue la cuenta @StopVIH en tuiter.

Prensa, StopVIH, CNP. 6.126.